LA TARDE

Cae la tarde. Yo camino
por parajes tan hermosos,
tranquilos y silenciosos,
que una pintura imagino.

Con esa luz que hipnotiza,
y que el paisaje modela,
como una bella acuarela
donde el color se matiza.

Un halo resplandeciente
mi ensoñación le confiere
Se oculta el sol, lentamente;
poco a poco el día muere.

Mi mente va divagando,
meditando en la belleza,
contemplando tal riqueza
las horas se van pasando.

Ya es la noche y vuelvo a casa
por los estrechos senderos;
asoman ya los luceros
de nuevo, otro día que pasa...



 

LASTRE EN LAS ALAS



Quisiera volar, mi amor,
mas llevo lastre en las alas
y aunque tu luz me regalas
falta en mi alma el calor.

Intento la remontada
sin poder alzar el vuelo
permanezco a ras de suelo
luchando desesperada.

Tiéndeme tu mano amiga
porque necesito asirme
¡quiero volar!, ¡quiero irme!
mas dudo que lo consiga.

¡Ayúdame, te lo ruego!
que si despegar pudiera
y del marasmo saliera
al fin tendría sosiego.

Vuela conmigo muy alto
rocemos juntos los cielos,
abandonemos los duelos,
sin temor ni sobresalto.





AFLICCIÓN


Tengo una duda, una pena
una añoranza, un suspiro
ora pienso, ora deliro,
la vida se me hace ajena.

Estoy triste, estoy cansada,
rumiando mis sinsentidos
oigo lentos mis latidos:
me he sentado en la parada.

Ni llega el tren ni se marcha,
ese que no tiene rumbo,
ante mi angustia sucumbo,
sobre mi alma, la escarcha.

Pasan las horas silentes
y en tal estado me encuentro
que siento el vacío dentro
y mis cuitas son patentes.

Me visitó la aflicción
sin haberla conjurado
y de este modo ha quedado
sombrío mi corazón.



 

¡ADIÓS. AMIGO!



Hoy me siento entristecida
porque me invade la pena
en una penosa escena
lo he visto yerto, sin vida.

Era un perrito pequeño
todo alegría y contento
yo lo quería y lamento
el descuido de su dueño.

Ha sucumbido, inocente
bajo su instinto animal
y ha encontrado su final
por ser osado y valiente.

Lloro por lo que ha pasado
y la rabia me domina
la siento como una espina
¡podrían haberlo evitado!

¡Sólo era un perro, me digo
y ni siquiera era mío!
pero me deja un vacío
porque he perdido un amigo.