¡ADIÓS. AMIGO!



Hoy me siento entristecida
porque me invade la pena
en una penosa escena
lo he visto yerto, sin vida.

Era un perrito pequeño
todo alegría y contento
yo lo quería y lamento
el descuido de su dueño.

Ha sucumbido, inocente
bajo su instinto animal
y ha encontrado su final
por ser osado y valiente.

Lloro por lo que ha pasado
y la rabia me domina
la siento como una espina
¡podrían haberlo evitado!

¡Sólo era un perro, me digo
y ni siquiera era mío!
pero me deja un vacío
porque he perdido un amigo.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario