HUYENDO HACIA EL PASADO



Hundida y sin delirios de esperanza,

errante va mi mente taciturna

tan lúgubre, tan gris y tan nocturna

que perdió todo atisbo de confianza.


La vida se me pasa en añoranza

con regusto salobre y algo amargo;

intentando evadirme del letargo,

rememoro las horas de bonanza.


Vivo hacia atrás, mi meta es el pasado,

locura de bogar contra corriente,

quiero real aquello que es soñado.


Pero una voz me grita: ¡Sé prudente,

no existe lo que el tiempo se ha llevado...

Vuelve al ahora, vuelve a tu presente!








6 comentarios:

  1. Un soneto que me hubiera gustado firmar. Lo suscribo totalmente. Muy esclarecedor lo de "mi meta es el pasado". (Y, además, he detectado una falta de ortografía. Consuela saber que no soy el único que las comete, aunque sea por descuido. Lo siento, tenía ganas de picarte).

    ResponderEliminar
  2. Ay, sí que me duele eso de tener faltas (un desliz más bien) ortográficos. Pero volví sobre mis pasos, leí y encontrela. Gracias por darte cuenta, así lo he podido subsanar.
    Decir que a ti te hubiese gustado firmar este soneto es lo mejor que podías decirme.

    ResponderEliminar
  3. Volviste al pasado y encontraste el desliz. Bien.

    ResponderEliminar
  4. Espléndido soneto Eratalia; a mi también me hubiese gustado escribir algo así; es excelente y no es por darte coba,"que na´ te debo..." como decían en la bien pagá.

    Hay un amigo andaluz en un foro poético que frecuentamos que cuando ve algo que le gusta mucho dice "aplaudo con las orejas"; pues eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, qué risa! Mi padre también lo decía...
      Muchas gracias por tan amable comentario.

      Eliminar