SIN VOLUNTAD



No tengo voluntad y eso me pesa
pues la quisiera fuerte como roca;
tenacidad no tengo o tengo poca,
aunque me hago a diario la promesa
de mantenerme firme en cada empresa
que ambicione de ahora en adelante.
Me lo juro en este mismo instante
en el que permanezco tan estática
que la cosa deviene problemática;
¡voy a dejar de ser una inconstante!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada